Él estaba en su habitación…el teléfono en sus manos.
Se moría de ganas por llamarla… ¿pero para qué? ¿Qué le diría?
Que la amaba…si era cierto.
Pero la confusión en su cabeza en ese momento era más fuerte que el amor que sentía por ella.
¿Por qué no lo llamaba ella?
Había sido un día muy largo sin sus llamados, sin sus palabras.
La necesitaba…pero no.-dejo el teléfono sobre la mesa, se puso de pie fue hasta la ventana, golpeo la pared.- ¿Por qué? - dijo con furia junto con el golpe.
Luego el silencio. La luz de la calle mostraba aun más sola la sombra del hombre un poco encorvado, de pie junto a la ventana. Bajo la cortina se sentó frente a la máquina y comenzó a escribir.


Yo no miento ni es mi intención pero yo no la busque, desde que tú llegaste a mi vida ella dejó de ser importante para mi, es más sabes perfectamente que no lo era desde hace mucho. No te lo digo para que me creas.
Solo lo digo porque es la verdad pero no es mi intención. Herirte con mi ausencia o mis silencios, tal vez es lo contrario. Y eres tú quien ya no sabía como deshacerse de mí.
No te preocupes mejor pretexto no pudiste encontrar…yo entiendo que un te amo es muy pero muy especial por lo mismo nunca lo había dicho a nadie y esa es mi verdad. No tengo porque mentir no tengo nada que ganar con la mentira… te amo… y solo a ti te lo he dicho. Lo sabes puedes sentir dentro de tu corazón que todo lo que hemos vivido y cada una de las palabras que nos hemos dicho fueron y son reales.
Y no te perdí, creo que nunca te tuve, pero seguirás ahí en mi corazón eres el mejor sueño de mi vida…y aunque ya desperté lo recordaré como eso…el mas hermoso de mi vida.
Y ya puedes felicitar a tu amiga…consiguió lo que quería.
Pero dile que no me moleste más que no quiero saber nada de ella.
No entiendo como puedes creerle, como no logras escuchar a tu corazón diciéndote que eres la razón de mi vida.
Bueno no tengo nada más para decir…salvo…olvídame... tú que yo no puedo



Envió el mail, se quedo frente al monitor. Inmóvil como dormido pero sus ojos estaban abiertos. El silencio fue mas profundo en la habitación.
A lo lejos alguien reía.-maldita sea…-pensó-quién ríe mientras mi corazón se desgarra.
Luego una canción entró por la ventana, y llegó hasta sus oídos.
….si acaso nuestro amor de nuevo fracasara, dime tú que sería lo peor que nos pasara…
Se sonrío que ironía burlona era su vida, una canción en donde hablaba que de amor nadie se muere.
Se río y esta vez la risa fue más fuerte. Sus ojos brillaron en la luz de la ventana.
Se acercó y trató de ver de donde venia la música.
La letra nuevamente llegó hasta sus oídos…. Si de amor ya no se muere algo en mi se morirá….si me dejas tú… nuestra historia tiene mal final… si de amor ya no se muere algo en mi se morirá.
Repetía la letra como un poema bien sabido. Las lágrimas cayeron una tras otra por su mejilla….- De amor ya no se muere…- repitió en voz alta y secó sus lágrimas, cerro la ventana, apagó la PC y salio de la habitación.



Una vez, recuerdo pretendí querer. Solo querer, sin llanto, sin dolor.

Terminando cuando comenzara a doler. ¡Qué tonta!!

No me dí cuenta y comencé a amar y ya fue tarde.

Hubo llanto, hubo dolor. Es el castigo por amar a quien no te ama.

El castigo por creer que se pueden controlar las cosas del corazón.

Es que amar es dar la vida un poco cada día, sabiendo que te arrancan de sus vidas y solo un vacío en tu corazón dejan

Como dije, una vez pretendí querer. Pretendí. No pude. Solo ame.






Estaba soñado. Y en el sueño vio como era su vida.

Lo conoció se enamoro. ¡Sorpresa! Él se enamoro de ella también.

-“no me olvides”- ella le rogó

- jamás lo haré… te amo como a nadie…como jamás he amado. Te pensaré siempre, te amaré siempre.

Ella le creyó, sonrió, fue feliz.

Despertó.

Supo entonces. Que “siempre”, es una estúpida palabra. Que se dice muy rápido y es demasiado corta.

Regresó a dormir. Continuó soñado.

- olvídame tú, que yo no puedo- le dijo él

pero sí pudo, si lo hizo.

Despertó nuevamente. Se dio cuenta, que su pesadilla ya había terminado.

Se acostó nuevamente, lo abrazó fuerte.

- no me olvides.- le susurró al oído

- jamás lo haré, te amo como a nadie- le respondió él medio dormido.

Ella ya no habló, ya no durmió, es que temía que su pesadilla se hiciera realidad.








Hola como siempre gracias por coincidir… ¿cómo recordamos a las personas que pasaron por nuestras vidas?
Marisol




Las horas pasaban. Estaba despierta pero no quería levantarse, no aun. Algo le recordó a él. ¿Qué fue?...no importaba, casi todo lo hacía. Un nombre, un rostro, una tonta canción que una vez escucharon juntos. Todo se lo recordaba. Había sido importante en su vida, pero ya no le dolía recordarlo. Ahora estaba en paz. Se quitó las frazadas de encima, estiró las piernas. Si, estaba en paz.
Es que realmente, había sido importante para ella, y aunque no todo había salido como lo esperaba o lo planearon, sabía lo que él había hecho por ella queriéndolo o no. Una vez creyó que moriría si no lo volvía a ver. ¡Sorpresa!, no ocurrió así.
De todos modos fue él quien la despertó de un letrado, cambió su forma de pensar.
Le demostró que aún había sueños en éste mundo para ella. Le dio un montón de esperanzas y lleno sus manos de nuevas ilusiones.
La colocó frente al sol, le demostró su calor, le enseño su luz. Le bajó la luna, le regalo más de una estrella.
El demostró que aún estaba viva. Le enseñó lo que era de verdad amar. La ayudó a conquistar sus temores. Le mostró lo que había mas allá del horizonte, le devolvió la fe perdida. La llenó de de fantasías. La hizo reír, la hizo llorar.
Si se amaron o solo se quisieron ahora no esta segura. Pero si sabe que amar y querer no es lo mismo…él se lo enseñó.
Y aunque solo lo quisiera sabe que sin dudar le daría su vida en el segundo en que él la pidiera.
Porque sin él, ella no sabría que es vivir.
La habitación esta a obscuras, y ella solo permanece sentada. Es que sabe que ya no lo tendrá, que todos los planes que tenían para los dos se fueron con él. No le guarda rencor por las lágrimas. Solo un gran amor por las risas. Y aunque entiende que jamás estarán juntos, esta segura también que estará siempre en ella.
En cada nuevo sueño que construya. Porque de él aprendió la formula para soñar. Y aunque ya no caminen juntos será parte de su camino, porque fue quien le demostró por donde ir.
Y aunque sabe ahora que no la quiso ni la amó…igual sonríe…porque fue él quien le enseñó a vivir. ¿No es eso amor? … quien sabe.







Creo que el enamoramiento pasa por etapas, primero tal vez, llega la atracción es probable que primero sea física. Pero luego eso debe complementarse con muchas otras cosas, afinidad, entendimiento, etc., finalmente el atractivo pasa a segundo plano y necesitamos ver el alma de la persona hacedora de nuestro amor. Segunda etapa (quizá) la necesidad loca casi desesperada de decirle que lo queremos (porque de seguro así es). No olvidemos que los primeros “te quiero”, salen como suspiros, tímidos, fugaces. Luego ya mas aliviados por sacarnos de nuestro corazones semejante necesidad y peso. Los “te quiero” salen como esas lloviznas de verano, que alivian, calman pero jamás molestan o son suficientes. Luego debemos avanzar, pero por supuesto los que han querido, sin haber amado saben que no es fácil pasar a la etapa del “te amo”, éstos sí que cuestan. Y más que decirlos cuestan sentirlos. Puede que sean incontables (o tal vez no), las veces o a las personas que hemos querido. Pero amar… lo que se dice amar… de esa forma loca, inmadura, irrisoria, esa forma en que nos deja incapaces de pensar con claridad, esa que nos hace llorar de felicidad y de dolor. Que nos hace reír cuando nadie nos ve, que nos transporta al cielo y también (porque no) al infierno. Amar, es una lección no fácil de aprender, pero una prueba que todos estamos dispuestos a dar. El decir “te amo”, es dulce, sube, tierno…muy muy gratificante, cuando se dice desde lo mas profundo del alma, de nuestro ser. Tal vez duela aprender ésta lección… ¡pero que inmensamente feliz se siente cuando encuentras a esa persona que siempre supiste existía pero no habías encontrado! De seguro ya te dabas por vencido, y creías que amar y querer era lo mismo. Pero un buen día algo cambia en vos, se siente distinto el nuevo amor ¿Por qué? Sonreís solo. Ahora comprendes…esto es amar.








La lección de amor.


-Te quiero- le dice él mientras acaricia su cabello y la besa con ternura en los labios. Y se aleja. Solo así sin más.
Ella permanece ahí de pie, la poca luz que la ilumina hace que se vea, solo como una sombra, como un fantasma, como algo que en realidad no existe. ¡Qué extraño!, así era como se sentía. Como alguien que no debía existir. Ojala pudiera como él olvidar, alejarse de la forma en que lo hizo sin mirar atrás. Pero no podía… ¿poder?...habían pasado varios minutos y aún no lograba moverse del sitio en donde se encontraba de pie. Creía que tal vez…solo tal vez todo había sido un error y él regresaría. Pero no. El frío llegaba a sus huesos.
¿Por qué no había logrado que la amara?
Miró a su alrededor. Estaba sola. Como siempre.
Amanece, el sol logra alejar de su cuerpo un poco tanto frío. A lo lejos alguien ríe. Una señora cruza con su hijo de la mano y el niño que llora por algo que sabe no le darán. “¡Pobre niño!”,-piensa- si supiera todo lo que se le negará, trataría de aprender a consolarse desde ahora. Pero a ella se le había negado el amor, y no lograba pensar, no podía entender… continúa alejándose. El hombre que barre las hojas marchitas de los árboles le sonríe, le responde con una mueca apenas perceptible. El mundo no se detiene, ante su dolor… ante el de nadie. Se aleja del lugar en donde lo vio por primera vez, trágica paradoja, el mismo lugar en donde lo vio por última vez.
Cruza una calle, un auto la saca de su sonambulismo con el ruido incomprensible de su bocina. ¿Qué hará? Le dio su vida. Se encontraba ahora con las manos bacías.- te quiero- le dijo. Solo ahora lograba comprender la diferencia, entre querer y amar. Y sabía también que él jamás la había amado. La quería, ella lo sabía. Pero solo ahora sabía que eso no era suficiente. No deseaba que lo fuera. Necesitaba que la amara, ser el centro de su universo, solo ella, todo ella. Pero no. Después de todo no le había mentido, no la había engañado. La quería y eso estaba bien. Pero ella no podía conformarse, no se conformaría.
¿En qué se equivocó?
Sonríe.
En nada. Lo amó. Simplemente así, sin pensar, sin medir, sin restricciones, le dio cuanto podía de la forma en que le nacía hacerlo, se sentía bien saberlo.
Después de todo, ella sí había sabido amarlo. Y fue muy feliz haciéndolo. Ahora corre, ríe. Ya no sentía frío, tampoco tristeza. Había aprendido, había sentido, había amado. ¿Qué más podía pedir? ¿Qué la amaran? Ya llegaría en su camino alguien sabio que la supiera amar. El sol calienta su cara… y ella sonríe…es que sabe…que la próxima vez, estará lista, para amar aún más, para dar aún mas, para recibir amor, para ser amada, es que no todos saben amar, y no todos saben ser amados. Ahora ella sí lo sabía.




marisol










Hola…juego extraño éste de amar y buscar que nos amen… juego loco de buscar que nos devuelvan las caricias con más pasión, los besos con más calor del que nosotros brindamos, que cuiden nuestro corazón, que entregamos todo lo que tenemos. Para ser tal vez olvidados como palabras que jamás se han dicho, como acciones que no se hicieron y aún así, lo volvemos a intentar cuando nos dejan sin nada… extraño juego éste del amor que cuando nos dicen ese adiós que nos parte el alma en dos, y deja sin lágrimas a nuestro corazón… tal vez nos dijeran te vuelve amar, te vuelve a lastimar, de seguro decimos… "¡si quiero"!, una y otra vez. ¿Qué es el amor?... sino es juego extraño que todos estamos dispuestos a jugar sin pensar... gracias por coincidir. Marisol







Esta de pie frente al espejo, se mira, peina su cabello, sonríe.
Toca su boca con sus dedos…lo recuerda. Recuerda sus besos, sus caricias. Acaricia su vientre, recuerda esa noche.
El espejo le regresa la sonrisa. Pero ella sabe que nunca ha sido tan feliz como con él. Y aun así ahora debe fingir que nada paso, que nunca ocurrió esa hora de pasión, que él ya no le interesa.
Desea regresar la noche atrás, detenerla en el tiempo, desear que jamás amanezca, que permanezca eterna esa noche y permanecer así en sus brazos.
El ruido la despierta de sus sueños, los vidrios que se esparcen por la habitación como estrellas en el firmamento. Y ella que cae de rodillas sobre el suelo frío y los restos del espejo burlón que le devolvía una sonrisa cuando lo que ella quería era llorar, gritar.
Apretaba su boca quería decir su nombre, pero sabía que no podía, no debía.
A veces temía tanto que su corazón la traicionara y nombrarlo cuando su cuerpo durmiera junto a alguien más pero su mente estuviera con él. Temía responder con su nombre a las caricias de alguien más, a los besos de alguien más. El suelo se mancho, sus rodillas sangraban, no sintió ese dolor, el de su corazón era mayor. Deseaba gritarlo, decirle a todos que lo amaba…pero que él ya tenia dueña, y ella compartía su cama con alguien más. Escucha pasos, es él que se acerca, seca sus lágrimas. Como explicarle, que es por alguien más que llora, que es a alguien más a quien ama, que es alguien más el dueño de su corazón, aunque sea él el dueño de su cuerpo.
Que sus sentimientos la traicionaron y la transportaron a un infierno del que deseaba no haber salido jamás. Se apresura junta los trozos de vidrio como puede. Ojalá fuera así de fácil juntar los recuerdos dulces y arrojarlos a la basura, para que ya no la lastimasen. Esparcir sus palabras de amor para que se las lleve el viento y ya no sentirlas en su mente, perder la memoria por completo y olvidar hasta su voz, su nombre, su piel. Su mano sangraba, si con tan solo recordarlo se habrían sus heridas nuevamente.
Ahora la puerta se abre, ¿qué le diría?
Se arrodilla junto a ella.- no te preocupes… dulce amor, te ayudo.
Lo mira… ¿por qué razón no podía amarlo a él? Estupido juego del amor que nos hace amar a quien no debemos. Y permitimos que nos besen las bocas que no deseamos. Por no tener las fuerzas para soportar las noches de soledad, o no lastimar como nos han lastimado.
La abraza, ella se entrega, escucha sus latidos, respira hondo…solo se dejará amar.
Después de todo esa noche, acabo, desapareció… tal vez tanto amor y tanta pasión solo fue un sueño… tal vez él nunca existió. Su alma la perdonará si finge amar, a quien la vuelve a besar.








UN NUEVO COMIENZO



Estoy tan herida tan inmensamente herida,

El alma duele, el corazón llora, la piel se resiente

Y aún así, comienza un nuevo día

Y yo, que sonrío, que lo enfrento

Pero ahora sin él.

Como afrontar con fe

Si fe es lo que ya no me queda.

¿De dónde obtenerla nuevamente?

¿Del bolsillo de que saco, del rayo de que luz?.

Si se llevaron todo,

Respiro hondo, un intento más

Otro intento, una sonrisa, y él que ya no esta.

¿Cómo comenzar de nuevo?

El calor, el sol, el aire…no significan nada sin él.

Aún así aquí estoy, sonriendo.

Sintiendo el calor del sol, que me indica que aún vivo

Por lo tanto, me levanto, encuentro fuerzas

Comienzo a caminar.

Un intento más, una sonrisa mas, un sueño mas,

Algo más que buscar, que conocer, que esperar, que querer.

Algo más porque volverlo a intentar.

El día comienza

Y hoy decido…que yo también comienzo de nuevo.

Estoy tan herida tan inmensamente herida,

El alma duele, el corazón llora, la piel se resiente

Y aún así, comienza un nuevo día

Y yo, que sonrío, que lo enfrento

Pero ahora sin él.

Como afrontar con fe

Si fe es lo que ya no me queda.

¿De dónde obtenerla nuevamente?

¿Del bolsillo de que saco, del rayo de que luz?.

Si se llevaron todo,

Respiro hondo, un intento más

Otro intento, una sonrisa, y él que ya no esta.

¿Cómo comenzar de nuevo?

El calor, el sol, el aire…no significan nada sin él.

Aún así aquí estoy, sonriendo.

Sintiendo el calor del sol, que me indica que aún vivo

Por lo tanto, me levanto, encuentro fuerzas

Comienzo a caminar.

Un intento más, una sonrisa mas, un sueño mas,

Algo más que buscar, que conocer, que esperar, que querer.

Algo más porque volverlo a intentar.

El día comienza

Y hoy decido…que yo también comienzo de nuevo.









¿Cuántas veces se han caído?

No importan cuantas hayan sido, sino que tan rápido se hayan levantado para intentarlo de nuevo.

Como dice el himno hebreo, mientras palpite el corazón dentro del cuerpo (…) habrá esperanzas.

Y como dice alguien más por ahí, en el momento mas obscuro de la noche, es cuando esta por llegar el sol.

Me ha tocado conocer gente maravillosa, mentes extraordinarias y almas llenas de luz. El conocer implica, saber y el saber trae nuevas responsabilidades. A veces la mochila es muy pesada ¿les ha pasado sentir que ya no podrán salir de la cama?

Es gracioso, recuerdo que me paso. Parecía el peso mas grande del mundo y luego cuando paso la tormenta, vi que en realidad había sido una lluvia de verano sube y cálida. Hasta tonta me sentí por haber sido tan débil en enfrentarla.

Si les pasa, no se angustien demasiado (aunque sé por experiencia que es imposible), respiren hondo. Digan como las personas adictas(a cualquier cosa), un día a la vez. Solo hoy, solo por hoy sonrío, solo por hoy miro al sol de frente, solo por hoy lo intento de nuevo, solo hoy salgo a la vida la enfrento y solo por hoy me preocuparé en vencerla.

Será solo por hoy…mañana ya veré que hacer.

Y cada día así. Hasta que la tormenta pase y descubras que era una llovizna.

Inténtalo un día a la vez.


marisol