Mundos reales

Los hijos que en brazos de su madre vuelven a soñar
Aunque sean hombres.

La mujer que en brazos de su amor
Se siente frágil, ya que se sabe segura.

El amante que sonríe al ver el cuerpo
Que tibio yace dormido junto a él
Y la piel suave que bajo sus manos se estremeció,
el aroma de quien es su mujer que lo colma por cada poro.

El solo que tímido entra por la ventana y besa con ternura.
Los labios que jamás beso el amor.

La luna que cándida mira, al novio
que confiesa su amor a la futura madre de sus hijos.

El anciano que solo;
Ve el techo de un hospital.
Que sonríe y llora por que creyó ayer, no lo vería más.

Son testigos en éste mundo
de una llovizna de ternura
de un atardecer que plasmó el pintor
y de palabras que supo el poeta atrapar
construyen sueños de papel en un mundo casi real.
Sentimientos

A veces solo desearía no sentir, no esperar, no querer, no soñar.
A veces, desearía, no extrañar.
Solo algunas veces quisiera, no amar, no adorar, no desear.
A veces, necesito que vengas a mi sueño
Que estés a mi lado colmándome, amándome
Pero tranquilo… es solo a veces.


MARISOL
Soledades

Hay soledades que embrutecen los sentimientos.
Que atrofian sensaciones
Que cauterizan emociones

Soledades que abruman, confunden y ensordecen.
Soledades que lastiman el alma y queman la piel
Soledades que entre el gentío, asfixian
Y nos hacen llorar aunque nuestros labios rían.

Soledades que en las oscuras habitaciones donde el alma,
Al sueño espera.
Hacen que la mente se trasporte y te busque.
A esa alma gemela
A esa otra soledad.
Y entonces…solo así
Conmigo a tu lado, contigo a mi lado
La soledad; deja de ser.
 


¿Qué hago?
Dejarlo ir
Lo amo
Pero, no puedes hacerlo feliz
Moriré sin él
Morirá él contigo
Le diré adiós entonces
Tendrá hijos
Es lo que quiero
Te olvidará
Puede ser
Será feliz
Es lo que deseo
tendrá una vida sin ti
Es por lo que ruego
Entonces morirás.
Lo sé.




Amo su sonrisa,

Tu sonrisa que me hace soñar

Es la que me inspira amor.

Mi amor…tu calor, tu voz, tu sonrisa y de nuevo tu amor.

El sueño que no llega y aún te amo.

De día de noche, te sueño, te espero, te pienso, te siento, te amo

Y entre esperanzas y sueños, entre pensamientos me estremezco.

Me estremezco y te siento. Te siento en mí a ti, mi amor.

Y susurras algo con tu voz…un “te quiero” tal vez y es tu voz la que penetra en mi mente. Que sueña, mi ser que te anhela.

Mi cuerpo que te desea, deseo que abrume, me asfixia, me quema.

Fuego que consume, el silencio de tu ausencia.

Ausencia que hiere, que lastima, que mata.

Muerte, morir sin ti, mi amor, morir por ti, por mi, por los dos.

 




Solo tú sabes muy bien quien soy...

cuando estoy yo solo en casa me pongo a pensar que conoces a alguien que de amor te puede hablar... pero de una cosa estoy seguro oh mujer que lo que hay entre los dos nadie puede deshacer...solo tú, solo tú que conoces mi forma de sentir, mi forma de reír hasta mi forma de llorar, solo tu sabes a donde voy