Aprendí hace tiempo que amar y querer no es lo mismo.
¿Estás de acuerdo con eso? Creo en mi humilde opinión. “Amar” no es egoísmo, es desear la dicha del otro aunque tu corazón se desgarre de dolor. ¿Por qué? Sencillo. El otro tiene a quien amar y ese no eres tú. El querer es piel, es poseer, sin importar a quien hieras. En nombre del amor, se han hecho muchas calamidades. ¿Vale la pena tal sentimiento? ¿Por qué aceptamos como bueno algo que nos causa tanto dolor?
¿Y por que muchas veces lastimamos a quienes mas amamos y por que otras son quienes mas amamos los que mas nos lastiman? Creo tal vez, en éste momento estoy demasiado desengañada, desilusionada y por que no escéptica, con un sentimiento tal como “amar”.
Están los que encuentran a su “alma gemela”, “media naranja” o como quieran llamarle. Son correspondidos, amados, y viven felices para siempre…bien por ellos.
Están los otros, que se conforman con una compañía. Y los tontos que aún solemos esperar el “amor”. Me dijeron hace un tiempo que tenía demasiado idealizado dicho sentimiento. No lo niego tal vez sea así…mientras tanto gente linda…continúo torturándolos. No me olviden…soy Marisol A.


Oración

Pensando he comprendido muy a mi pesar.
Que no tengo corazón.
Debo aceptar, que no puedo amar.
Que no soy capaz de sentir.
Toma esta vida gran señor.
Arranca de raíz la maldad que en mi hay.
Destruye lo que creaste aquí.
Has que desaparezca el nombre que me diste
Y no permitas…te ruego que él me recuerde.
Quítale el amor que una vez creyó sentir.
Que solo vacío quede en su ser.
Desaparece el viento que mis besos le dio.
Destruye los sueños que un día conmigo tejió.
La nada ocupe mi lugar,
ni amor, ni rencor, ni siquiera olvido…solo nada.
Recibe en tu seno las hijas que de él no vendrán.
Cobija los recuerdos que pueda su mente conservar.
Borra de su piel todas las caricias que de mi sintió.
Y de su lecho el placer, que mi cuerpo le dio.
Gracias señor…ya me olvidó.




Dicen que hay una lucha constante entre nuestra mente y nuestro corazón. Lo que sentimos y lo que debemos sentir. Aquello que decimos y eso otro que callamos. ¿Por qué callamos?
Motivos varios…creo que el miedo al rechazo, o a la distancia son los mayores o por lo menos, principales.
Y luego… ¿Cómo cambiar aquello que hicimos o dijimos y no debió ser?
O la otra cara de la moneda… eso que no dije…esas palabras que quemaban dentro y no dejamos salir…y ya nunca se dijeron.
¿Por qué se complican tanto los sentimientos a veces?
¿Por qué no amamos simplemente al que nos ama?
Y olvidar rápido como un parpadeo al que nos rechaza o hace daño.
Es difícil volver a creer una vez que hemos perdido en el amor una vez que hemos tropezado con esa piedra cuesta querer intentarlo nuevamente.
Las palabras de amor se las lleva el viento. ¿Por qué no se llevan así de rápido los sentimientos?
De todos modos…de nada me arrepiento. Me dicen, “te enamoras y sufres”
Digo-" quiero"- con todo gusto. ¿Y ustedes?
Como siempre gente linda…gracias por coincidir…no me olviden…soy MARISOL A.




TONOS GRISES

La calle se tiñó de gris,
los rostros desaparecieron.
La lluvia cae,
pero no se siente igual.
Alguien me llama.
Busco entre las personas sin rostro que me ven.
Pero no…no son ellos.
Los árboles cierran el camino ante mí.
Descifro entonces; que será difícil continuar.
Alguien me llama; ¿es a mí?
busco a mí alrededor.
No veo a nadie.
Me duelen los ojos de tanto intentar mirar.
El silencio, la soledad.
Creo que será imposible continuar.
Ya es de noche,
Ni la luna, ni las estrellas me ven.
Nada, aún no veo nada.
La soledad absurda que me invade
un sueño,
y yo que respondo
aquí estoy…
siempre te estoy soñando






Que se oculte tu mirada.
Y tu voz no me nombre
Que tus manos no toquen mi piel.
Tus frases de amor no estremezcan mi ser.
Maldita y sombría habitación
Que conserva en secreto noches de pasión
Ángeles habitantes de un mundo que no pudo ser.
Amar…que ya no será
Recuerdos que atacan en la oscuridad
Atormentan la mente
Mi boca siente aún tus besos
Y se rompe entonces como cristal
Mi corazón.




Una confusión



Y vivieron felices para siempre…
Claro que ese siempre, solo duró el primer año de casados.
Luego en lugar de salir juntos los viernes, y quedarse en cama todo el domingo.
Alquilaba ella una peli, él se iba con sus amigos el viernes a jugar al futbol y el domingo a la cancha. Como si no fuera poco verlo también por la noche en la tele, mientras ella hablaba con una amiga por teléfono para matar el aburrimiento.
Ella dejó de ir al gimnasio, pero igual salía. Él no lo notó.
Él se compró calzoncillos nuevos, a ella no le importó los que tenía antes eran horribles.
Una noche él no llegó a casa, ella salió con sus amigas. Así que ni se enteró.
El “para siempre” se terminó, cuando ella lo vio besando a una chica, y se fue con el amigo que la consoló.
¿Qué pasó? ¿A dónde fue el amor? ¿Hubo amor?
¡Malditos cuentos infantiles, que nos hicieron creer que cualquier cosa es posible!
¡Maldita realidad; que te enseña que eso no es así!





Mientras finjo no recordarte.
Se clavan espinas
En los recuerdos de mi ser.
Mi alma llora en los días tristes.
Es que no sirve mi desahogo
Porque en mis sueños
Termino (quiera o no)… en tus brazos.



Aveces son raras las cosas que nos pasan.OK, sé que no aveces, que es casi siempre.
Creo estamos en una búsqueda constante. Encontrar "eso", que nos satisfaga por completo y permanentemente.
Soy curiosa, siempre lo he sido. Desde que era muy pequeña.
No digo que eso siempre me haya sido de utilidad, pero dicha curiosidad, ha puesto en mi camino.Hallazgos extraordinarios...amigos geniales, que ya no están...otros que están como las estrellas cada noche en el lugar y la hora indicada. Amores que no fueron y sueños que se rompieron.
Pero que de todos modos dejaron bellos recuerdos y palabras que escribir.Aveces llegan a nuestros corazones, con tarjetas, peluches, libros...a mi corazón llegan con otro corazón...con tantas palabras como puedan decir.Me gusta hablar.El silencio aveces aturde, me aterra.
Aveces entiendo que ésto de amar es demasiado complicado como para seguir en la búsqueda.Y es más fácil darse por vencido. Quedarse quieto.
Cuándo encuentras a alguien que te da exactamente eso que buscabas...¿que haces si sabes que no eres para él o ella. Si encuentras todo lo que buscabas, en alguien que debes olvidar, en alguien que te duele. ¿ Cómo sigues si tu vida no termina mañana? ¿Cómo lo saludas, como le dices hola si mueres por decirle "te amo"?
Una de dos o te callas, finges y aguantas. O te alejas y sigues sabiéndolo feliz. O al menos esperando que así sea.
Según dicen "AMAR",es sacrificio. Dejar de lado el "yo" y pasar a ser "él".
Aveces "amar", duele tanto. Que desearía no sentir. ¿Qué dicen ustedes? como siempre gente linda...gracias por coincidir...no me olviden...soy Marisol A.



Cuando era niña, recuerdo que una vez vi a un hombre que llamo mi atención (claro que a esa edad todo lo hacia) éste parecía estar pescando y tiraba su anzuelo al agua. Esperaba un momento. Quitaba del agua lo que había (supuestamente) pescado y lo arrojaba nuevamente al mar.
Curiosa como todo niño, me acerque para intentar ver mejor que era lo que sacaba y que era lo que arrojaba al mar.
Así lo hice.
Muy quietecita para no ser vista ni espantada; lo observé.
Todo era como lo había pensado.
Si estaba con una caña era lógico que lo que hacía era pescar.
Así que luego de un rato (mas disgustada que curiosa). Le pregunte finalmente que era lo que hacía.
Me miró a los ojos (no me dio vergüenza cosa rara ya que siempre lo sentía cuando un adulto me miraba como juzgándome. Este señor no lo hacía tal vez por eso no sentí de ese modo) y con una sonrisa, respondió.
- pesco.- Que respuesta tan tonta (pensé en ese momento)
- y ¿Por qué arroja los peces de nuevo al mar? (hice una pregunta clara, con tono de enojada, para que así se diera cuenta que buscaba una respuesta que yo pudiera entender)
- Es que ese no era el que busco- Respondió muy sereno, sin entender lo que mi tono de voz significaba. Quedé en silencio. Definitivamente esa no era la respuesta que esperaba. Ahora que lo pienso no sé que respuesta esperaba.
- ¿ Y que pez busca? -Seguía indignada. Acaso no se daba cuenta que necesitaba que fuera mas especifico y entendible.
- Uno especial.- respondió. Ahora ya no me miraba. Veía el mar. Ahora me doy cuenta que veía algo en especial, un punto en el horizonte que al parecer solo él pudo ver.
- ¿Y cómo sabrá que es el que busca, cuando lo encuentre? Todos son iguales.
Me sentí inteligente al decir eso. Si era algo que yo sabía cuanto mas aquel adulto. Seguro ahora tendría que pensar la respuesta. Pero no.
- lo sabré.- respondió calmado como desde el principio de mi interrogatorio. No pensó ni por un segundo- pero sí noté que estaba mas serio. Ya no sonreía.- ya aprenderás niña cuando crezcas. Que no todo lo que parece ser igual siempre lo es. que hay algo y alguien especial para cada quien.

No entendía nada de lo que decía y al decir verdad ya me estaba aburriendo. Después de todo solo era una niña. Así que hice algo que me dijeron miles de veces, no hiciera…lo interrumpí.
- si pero hay miles de peces en el mar…- y sonreí feliz, por mi conclusión.- va ha tardar en encontrar el que busca-. Y sonrió de nuevo
- lo sé. Pero es mejor usar mi tiempo buscando. Que vivir sin intentarlo o solo esperando. Ya aprenderás, pequeña que buscamos lo que nos hace falta, con la esperanza de hallarlo. A veces “eso”, aparece cuando estamos por darnos por vencidos. Pero siempre llega.- creo quería seguir hablando pero yo no entendía lo que quería decir. Así que solo me di la media vuelta y me alejé.
No volví a verlo. Me preguntó, hoy si habrá hallado lo que buscaba.


MARISOL AZAMBULLO
Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario