Pobre muchacho
Impávido ante la tenue luz
Del farol de la calle que finge alumbrar.

Pobre soñador
Perdido en el tiempo de un viejo reloj.
Que se paró justo a las doce de un día, o de una noche.

Hombres tristes
Que fingen amar, fingen palabras, acomodan posturas, planean juegos
Esbozan citas las cuales no llegan a concretar y sueños que jamás realizan.

Hombres marchitos,
Frágiles criaturas
Que no saben en que brazos se deben arrullar.
Maltrechos por la vida,
Ignorados por el amor.

Hombres pobres,
Que nacieron sin corazón.
Hombres inútiles,
Incapaces de caminar, mucho menos de volar.
¡Hombres pobres!
Solo nacieron para llorar.
Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario