A ti te pregunto…

¿Quién ama hasta entregar el alma, la mente, el espíritu y el cuerpo?
¿Cómo reparas tu corazón, cuando te lo dejan marchito?
¿Cómo alivias tu alma cuando te la dejan seca?
Amar es fácil, (suelen decir) basta con entregarse, con dar todo de sí.
¿Pero que ocurre, cuando has amado tanto y solo te dejan con la dolorosa sensación de que ya no podrás volver a sentir y mucho menos con el amor soñar?
¿Qué haces si cada vez que lo intentas fallas, sistemáticamente?
Una y otra vez intentas amar, solo para descubrir que el sueño del amor eterno, es eso…solo un sueño.
¿Cómo te levantas cada mañana, sabiendo que lo que mas deseas, no esta junto a ti?
¿Qué haces con tu piel, que se marchita esperando las caricias que tal vez no lleguen?
¿Cómo sonríes si solo hay lágrimas?
Tantas veces has confiado, tantas son las veces que te han fallado.
¿Cómo puedes responder con amor a las palabras que alguien diga, si esta tu alma en dos partida?
Construyes tu vida rodeada de un caparazón que todos ven, pero que nadie te ayuda a sobrellevar.
Es más fácil destruir y abandonar. Que derribar y volver a construir.
Lo marchito, marchito esta. Un corazón sano es lo que suelen buscar.
Y aunque buscas, al final comprendes a que a ti nadie te puede ayudar.
Que has quedado en el camino. Por donde ese peregrino que llaman amor no suele transitar.
Aunque sin nada probablemente te quedes, entiende y si puedes siente, que es un honor amar que muy pocos logran alcanzar.
Porque muchos dicen te “te amo” con total liviandad. Pero pocos son los afortunados que conocen el dulce dolor que causa el amor que de verdad se da.

Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario