Se acabaron las palabras y los rodeos banales. Comenzaré a recorrer ese camino que llevo en mí posponiendo, es hora de avanzar, de dejar de hablar con Dios, y prestar atención a mis propios ojos. Dejo de recorrer el mapa de su piel, y doy pasos en mi destino, que aunque no esté escrito...hoy lo invento, hoy lo creo, hoy soy parte de todo, y el todo es parte de mí. Hoy lloro, río, construyo y destruyo. Por que hoy nazco. Hoy...simplemente soy... ¿simplemente?

Hoy golpeo el rostro del diablo y dejo su infierno con alas de cristal.
Basta de dudas, de incertidumbres, de buscarte donde no estas. De vaciar mi corazón con cada nuevo amor.
No deseo razonar.
Encontrar la frase certera, esa que renueve mi alma, es casi imposible.
Chispas de fuego consumen mi interior, mis manos sangran.
Mis lágrimas arden en mi rostro que se desfigura con la llegada del sol.
Días nauseabundos y noches cautelosas se terminan.
Abandonada y desnuda ya no estaré.
Me cubro de razón, me embellezco con ilusión.
Desecho el dolor que no me va bien.
Calzo cautela, y en mi cabello un gran; “¿por qué no?”.
Maquillo mi rostro con sonrisas, me perfumo de esperanza
En mi mano un anillo de ese diseño que llaman “tal vez”.
Y el toque final…una mirada que sabe de pasión.
Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario