Entre una noche con sonidos ausentes y un frío asfixiante, he transcurrido. El cielo ha leído mi alma y de negro su tono se ha tornado. Una lluvia estrepitosa moja la tierra bajo mis pies…el olor a ella mientras se humedece, es lo que permanece en el ambiente. Deseo empaparme con esa agua, que moje tanto mi corazón, como mi cabello. Estoy esperando con ansia y rabia, que lave un poco tal vez, esto que soy. Y que caiga en tierra, como gotas, para luego perderse entre el montón, la angustia, la tristeza, la desilusión y el dolor.
¡Que llueva…que continúe lloviendo! Que haya rayos y más truenos. Que parezca que se acabará el mundo…no…que se acabe el mundo. Que mi mundo se termine, y que yo, al fin desaparezca. Que no logro comprender lo que soy. ¿Por que hago lo que hace daño? ¿Por que no logro solo cerrar los ojos, y lanzarme al vacío…con fiar una vez más, ciegamente, en alguien?
Destrozo en el camino esos cristales que me suelen hacer brillar. Tal vez así, simplemente deje de soñar. No hay quimeras por conquistar, ni añoranzas que conservar. No hay un cielo tan gris como el de mi alma, ni se ahoga tanto llanto como en mi ser. Razones in entendibles y lo que he encontrado al fin lo perdí. Perder…encontrar…hallar y que todo se quede en la oscuridad.
¡Bendita oscuridad! suelo ocultar mi soledad y por si acaso enciendo una luz. Sé que solo tú, a mi lado estarás. Mis palabras son eso…palabras, que al viento en una, una, van. Y lo que más añoro no lo poseo, y lo que más quiero esta ausente. Muero cada, día un poco más. No hay más que esperar. Nada más habrá ya.
Esta lloviendo… hoy soy la lluvia, soy el cielo gris, me convierto en la tierra mojada bajo mis pies. Soy solo pies, o solo un alma, soy esa ave que canta a lo lejos, o la señora que corre bajo un paraguas. Soy suspiro, soy ausencia…soy ese árbol cuyas hojas el viento mece. Y soy el viento. Que a tu lado me lleva. Y el barco que en el río distante navega. Soy amiga del silencio, amante de las caricias, madre de la soledad, compañera de la dicha, fiel cómplice de tu risa. Soy el sol que te quema y la luna que secretos te murmura. Soy los abrazos que necesitas y los besos que reclamas. Soy ese suspiro, que dejas escapar al pensar en mi. Y soy la noche que siempre te espera. Soy, en definitiva…yo
Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario