Noches insondables, y seres angelicales que nos miran. Somos él y yo.
Que decimos lo que soñamos y callamos lo que sentimos.
Criaturas burlonas, que murmuran palabras que el corazón guarda en secreto. Busco en el vaivén de la vida ese momento de dicha que supe obtener.
Noche amiga, que me das lo que tanto quiero, esas palabras, su sonrisa, su ternura y mas que nada su locura. Noche amiga, noche dulce, que entre risas de hadas y los juegos de hado, has creado su mundo y el mío. Tantas fueron las noches donde en sus brazos me acuné, tantas son las noches, que junto a él lloré. Tantas son las noches que lo aguardo, que espero en silencio, casi sin movimiento, a que él llegue a mí.
El día de mis brazos lo arrebata, como sueño se esfuma, desaparece con los rayos de sol. Y el calor junto a mí, solo es perceptible apenas. Tráelo una vez mas, que quiero decirle eso que sabe, y que jamás hemos dicho. ¿Por qué soy así? ¿Por qué hago lo que no quiero, y callo lo que deseo? mi mente combate, lucha constantemente con los dichos de mi corazón. Y él, él solamente late. No reacciona, no grita, no llora…no ríe.
Noche amiga, tráelo a mí. Recuéstalo a mi vera. Une nuestras manos, que el tiempo desaparezca. Y que la eternidad sea ahora.
Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario