-¿Que es ese silencio?
-Tu ausencia.
- ¿Por qué no hay luz en tu mirada?
- La apagó tu indiferencia.
-¿Qué es eso frío que late en ti?
- El corazón roto que dejaste en mí.
-¿Por qué eres así?
-Soy el resultado de lo que tú has hecho.
-¿Es que acaso no sabes perdonar?
- Sí…y también olvidar.






El niño despertaba, y como siempre llamaba a su madre. Al llegar junto al pequeño con suabe voz le preguntaba que ocurría. Y él respondía- ¡el mar viene por mí, me hará daño!- y lloraba. La mujer muy serena (como suelen ser las mamás) acariciaba su cabello, besaba su mejilla. Y luego respondía…- solo ha sido un sueño mi niño lindo. EL mar no te haría daño, él te arrulla, te mece en sus olas como mis brazos suelen hacerlo, te canta canciones que hablan de viejas leyendas… como lo hago para que duermas, y te trae regalos de seres que habitan en él…como lo hago en tu cumpleaños. Si lo miras con atención seguro descubrirás tus sueños, y verás que todos y cada uno de ellos son tan bellos como tú. Entonces el niño sonreía, se acomodaba en los brazos femeninos cerraba poco a poco los ojos y mientras se iba quedando dormido, volvió a decir…- mamá que bueno, ¡el mar viene por mi!-
Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario