Dime como piensas, explícame tu forma de sentir, háblame de tus deseos, cuéntame de tus sueños, y nárrame lo que calles, convérsame de lo que nadie conoce de tu persona. Tal vez así logre acercarme a tu ser, acariciar tu alma, sentir tu aliento, palpitar con tu corazón…saber de ti.
Entiende que por cada “te quiero” que salen de tu boca, miles de los míos han muerto sin llegar a la orilla.
Es tan exultante sentir tus caricias fingiendo ser rayo de sol, o tus besos cuando juegas a ser luz de luna. Eres tú quien trasmuta, para llegar al centro del universo y convertirte así en lo que haga falta para acortar distancias, desaparecer el tiempo, y vivir en un solo punto. Hoy eres viento, y despeina mis pensamientos arrojándome al refugio, que encuentro en tus brazos, en tus noches, mis días, en tus días, mis noches y entre ambos un tiempo inexistente, una distancia que la atraviesa un suspiro, un beso, un abrazo o el más débil de los “te quiero.”
Cuéntame de ti, dime quien eres. ¿Ángel, demonio, o el más irrisorio de mis sueños?
Eres nada, eres todo, mi sueño y mi realidad. Mi otro yo, ese que me ve a través de un espejo el cual, ya se quebró.
No logro reflexionar ante el destino que me niega a ti, o la suerte de una vida que me puso ante tu camino. Paradojas quiméricas, del ser y no estar. De existir sin lograr tocar.
De besar tu boca, sin sentir tu aliento. O que me acaricies sin que tus manos logren recorrer mi cuerpo. Nada es suficiente, y todo es absolutamente perfecto.
Y entre tú y yo, un mundo que nos llena de complicaciones, de dudas, miedos, quebrantos. La belleza, que habiendo tantos mundos, tantos siglos, tantos espacio… tú y yo…logramos COINCIDIR…
Etiquetas: edit post
2 Responses
  1. Francisco Hervás Says:

    Sentir sin tocar, besar sin siquiera rozar los labios...desear, aún sin poder percibir el tacto la piel...respirar con la sensación de sentir un aroma delicioso que aún no se puede percibir, pero que se siente en toda su plenitud...acariciar sin que los dedos lleguen a rozar la piel pero percibiendo sublimes sensaciones que te hacen sentir el más delicioso éxtasis...saborear sin que tu boca deguste el más delicioso de los néctares pero que aún así el placer inunde tu ser... Ser, Estar y Coincidir...


  2. MARISOL Says:

    Hermosas palabras...gracias Francisco...sabes de lo que hablo


Publicar un comentario