Conozco las voces que el olvido dejo en mi. Y recuerdo las miradas sin alma de aquellos que ya no están. Su sonrisa esta de continuo grabada en mi retina y mi alma no consigue apagar su calor. Una vez amé…lo recuerdo. ¿Amé?...Hoy solo nada queda en ese corazón donde habitó lo que llaman amor. Creo que viene a mí la imagen de un beso. Sí. Eso fue. El calor quema mis labios al rozarlos con las yemas de mis dedos, mi respiración se acelera, mi cuerpo tiembla…nace el deseo. Oscuros sentimientos, confusas situaciones. ¡Nació tan hondo en mí la pasión por él! Y quebró una a una las esperanzas que había puesto en su ser. Se despojó de su armadura, dejó atrás las batallas ganadas, me cubrió de tinieblas y ensordeció a la trompeta. ¡Desee tanto ser su estrella!... y solo fui la sombra, del brillo que anhelaba.


Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario