Acariciaba la rosa, mientras construía un refugio para el caos que había fuera. Conocía la noche junto con sus demonios y oscuridad. Sabía de mentiras que parecían singulares y de inventivas que solían rescatarlo de eso que lo atormentaba en sus pesadillas. Como catapulta alejaba la dicha de si, y gemidos indecibles nacían de su piel. Ese cuerpo que la había sentido, que la había amado y deseado, ahora se contorsionaba en el infierno de haberla perdido. Amargas lágrimas que no conseguían aliviar su alma, melodías silenciosas cuyas palabras solo le recordaban su boca, sus labios, su piel y con la pasión que la había elegido. La necesitaba más que a la gloria infinita de seres irreconocibles, voces huecas que le hablaban de palabras que no conseguía discernir. La anhelaba, deseaba hallarse en su mirada, fortalecerse en su pecho y reposar en su calor. Pero la había perdido. Por la amargura de su alma, la estupidez de su corazón y el orgullo que no lo había dejado verla como lo único que había valido la pena en toda su vida. Ahora veía la rosa en su mano, se había marchitado, no era más que algo muerto.





Etiquetas: edit post
2 Responses
  1. Anónimo Says:

    Me gusta esta página



Publicar un comentario