Suelo pensar que todo lo vivido y experimentado tiene un propósito...un por qué. Claro que en los momentos en que todo se ve obscuro y estamos de pie pero como si lo estuviéramos sobre gelatina, es difícil pensar que pronto algo mejor sucederá. O tal vez no ocurra como en los cuentos donde al final de luchar contra lo malo todo sale bien. Aunque no encontremos la olla al final del arco iris, definitivamente creo que algo bueno siempre obtenemos de lo vivido. Aprendemos cosas buenas y otras no tanto, maduramos y un buen día miramos para el pasado y casi no nos reconocemos como esas personas que lo transitaron. Pero... somos nosotros aquellos y también éstos, pero hemos madurado, crecimos y por alguna razón aquello que una vez nos causó dolor hoy es algo insignificante, lo que era importante o valioso hoy nos es casi imperceptible. No sé si seremos mejores o peores, solo sé que las personas con los mismos intereses y el mismo sentir en su corazón, tienden a estar juntas. Y aquellas que ya no están en nuestras vidas es simplemente porque tienen otro destino, otro sentir distinto al nuestro. Cada acción tiene reacción igual, pero a la inversa. Lo que hace que unos se unan, separa a otros. Lo que debilita a algunas personas a otros los hace mas fuerte. Mi gente linda, espero encuentren su camino y hallen al final de él lo que tanto buscan y no se lamenten por lo que dejen en el pasado. Una vez leí que las personas están en tu vida el tiempo que deben estar, no hay que insistir en que continúen junto a nosotros por mas tiempo del necesario o terminaran lastimándonos. Hay personas que están mucho tiempo junto a nosotros y es poco lo que nos dejan de bueno y otras que están poco tiempo y nos marcan para toda la vida. Aún no encuentro quien me marque de esa manera...pero sigo buscando...les deseo suerte en su camino.
0 Responses

Publicar un comentario