Las cartas son extensas y las palabras se secan si no las dejamos impresas.
Pero necesito que sepas que agradezco que desde lejos me vieras.
Debo confesarte que me impresionó tu tesón para conquistarme.
Tenés que estar al tanto que captaste mi atención de una forma única.
Luego hiciste que te viera, noté tu simpleza, tu capacidad de lucha, tu tenacidad de hombre.
Por fin, comencé a hablarte, he hiciste también que te escuchara.
Mas tarde (para esto ya eras indispensable en mi vida) lograste que te quisiera.
Aprendiste entonces, ha seducir a mi cuerpo y encendiste mi pasión y mi deseo hacia y por vos.
Atrapaste sin duda alguna mi corazón y lo llenaste de amor.
Y lo que debo confesar que tal vez aún no comprendas
 O tal vez ya hayas entendido y no haga falta que te siga diciendo lo que sientes dentro de ti.
3 Responses
  1. Rasec666 Says:

    Atrapás las palabras para dejarlas en un lugar. No se irán y quedarán fijas. No solamente en ese papel. No sólo ahí... Es como la historia. Me contagias en la escritura. No quiero tampoco dejar que se pierdan palabras que tengo..Son sentimientos y pensamientos...Gracias por ese contagio...


  2. MARISOL Says:

    gracias a vos por todo lo que me enseñas, por tu compañía y tu cuidado...


  3. Rasec666 Says:

    aprendemos...


Publicar un comentario