Ensordecedores sonidos que aturden mi ser.
Tormentosos momentos de aquel ayer que no consigo olvidar.
Dolor infinito que sofoca mi alma y marchita mi piel.
Fructuosos intentos de olvidar lo que amé, tomar en mis manos el sueño que vi desvanecer. 
Ensueños que a tierra cayeron y me mostraron quién es él, quién soy yo, quiénes somos los dos.
Seres marginados de un espejo quebrado,

gritos ahogados de momentos que fueron apagados por la sed constante
de un amor que jamás existió. 
Se lamenta el alma desnuda descubierta en la noche sin luna y en las caricias sin amor. 
Alejas de mi ese suspiro que no supiste comprender y te inventas un sueño donde aún eres rey. ¿Y yo, quién soy? 
0 Responses

Publicar un comentario