Voy soltando la mano, que una vez, con fuerza loca sujeté...voy perdiendo en el las horas, las gotas marcadas de esas lágrimas que por él, una vez derramé. Voy (como quien dice) viviendo sin respirar, sintiendo sin amar, avanzando sin soñar, suspirando sin lograr el aire soltar. Voy... a un camino sin destino, una mañana sin luz, un sol sin calor, una noche sin luna y un adiós que no me deja ser.




Voy perdiendo poco a poco las notas de tu vida, música ausente que conmueve pero no acaricia.
Melodías tangibles de lo que no es visible, conquistadas noches de sonidos barrocos de madera frágil que en música sabes transformar.
Convierte mi soledad en amor, y tu ausencia en presencia eterna.


Nacemos en diferentes dimensiones del mismo tiempo. Aceptamos los designios de lo que creemos es nuestro destino, componemos nuestra propia interpretación de una melodía que alguien más creo. Pones en ella pasión y amor, ternura y templanza vivimos lo que nadie más es capaz de vivir nos negamos a aceptar nos animamos a mas...simplemente por que somos únicos.


0 Responses

Publicar un comentario