"No para todas las personas la muerte significa el fin. Tampoco algo malo o aterrador, por el contrario, para muchos es algo liberador, es como llegar a casa luego de un largo viaje. Y sabes que ese olor que percibes es el tuyo, es natural, lo reconoces, te hace sentir en paz contigo mismo. La muerte, para algunas personas, es eso, algo único. Nauseabundo y tétrico para la mayoría pero el hogar para otros".
Pensamientos algo locos que la embriagaban, mientras continuaba absorta en ellos y caminaba por las calles cerrando sus ojos para poder pensar mejor. Locura insana que la llevaba a lugares inhóspitos y le hacían pensar cosas que podían ser difíciles de comprender.
Cuando por fin detuvo su marcha pudo verse completa en el enorme ventanal del banco. Nada especial, (pensó) solo alguien más. - ¿Por qué te escondes en ese cuerpo de mujer? – dijo una voz en su mente. - ¡quítatelo! -le ordenó.  Inclinó su cabeza un poco a la izquierda, se dio cuenta que jamás había pensado en su cuerpo como un escondite. Pero se dio cuenta que así era. Que su alma y su espíritu siempre deseosos de soñar y volar se escondían dentro de ese disfraz débil de mujer simple y común.  Un traje gastado y desalineado impropio para un alma tan desarrollada, una alma que sí era bella, que conquistaba y enamoraba. Suspiró profundamente, ese cuerpo no lo hacía, ese costal de huesos no trasmitía nada más que apatía.  No había quien viera su mirada y encontrara lo que en verdad se escondía dentro de ella. No encontraba quien acariciara su piel y amara su ser. “¡estúpido disfraz ”- dijo en voz alta, pero las personas que pasaban junto a ella no la vieron y menos la escucharon.
El fuerte sonido hizo que todos se detuvieran y por fin miraran a su alrededor.  Las bocinas sonaron, los semáforos continuaron dando paso sin que nadie les obedeciera, los coches comenzaron a amontonarse y los transeúntes hicieron un circulo a su alrededor.
-        -  ¡Ella se arrojo delante de mi vehículo, les juro que no fue mi culpa!- gritaba el hombre mientras intentaba mover el cuerpo. Cuando por fin se calmo y vio el rostro de la mujer que acababa de atropellar, un escalofrío recorrió su espalda al ver que la chica en lugar de tener  rostro de dolor o sufrimiento parecía haber encontrado una enorme paz.  
Los policías llegaron apartando a todo el mundo, uno de ellos intentó acomodar la cabeza de quien yacía en el suelo, pero se dio cuenta de que no había nada que hacer... 
0 Responses

Publicar un comentario