El gran arquitecto del universo encendió una luz y me permitió avanzar un poco más, en ésta inmensa peregrinación por la que solemos transitar solos. 
No intento descifrar lo que no comprendo, aunque lucho por encontrar las respuestas a las luces de las estrellas y a los colores de las olas del mar.
Marchar no siempre es fácil, pero lo sencillo es aburrido y tedioso.
Mejor escalar peldaños, uno por vez pero ir tras ellos y conquistarlos sin temor.
Somos el resultado de aquello que permitimos hagan de nosotros.
Entonces hagamos que la suma de todos los factores de siempre un buen número en positivo.
Que la vida no es fácil, pero tampoco imposible.
La curiosidad es deliciosa ya que nos invita a ver siempre, en una puerta más.
Hay dolores del alma que nos marcan para siempre.
Cicatrices de batallas conquistadas que nos demuestran de cuanto somos capaces
De pelear llorar y combatir, de más y mucho más.
Hombres y mujeres victoriosos con cada puesta de sol
0 Responses

Publicar un comentario