Todo se resume en palabras...
palabras que hieren, lastiman, ofenden y que sobre todo duelen. Hay palabras que sanan, que agradan, que alivian, que iluminan, que besan sin que los labios se unan, que acarician sin que las manos nos rocen, palabras que alejan el temor y nos llenan de amor y luego están esas palabras que no logran hacer nada, palabras insignificantes, fáciles de olvidar, que no saben nutrir que nacen de nadie y en la nada mueren.
0 Responses

Publicar un comentario