Cuando el final llegue y la oscuridad me rodee junto con el silencio.
Cuando agotado mi espíritu decida abandonarme.
Cuando por fin todo este dolor sea mitigado
y las palabras se pierdan en el tiempo.
Cuando sentir ya no pueda, ni odio ni amor.
Cuando solo el olvido impregne mi habitación.
Cuando mis ojos a la eternidad se cierren y mi voz en el infinito se pierda.
Cuando mi nombre ya nadie pronuncie y las lágrimas no tengan do perderse.
                                          Cuando por fin estos días de agonía y soledad acaben.
                                          ¿Quién al oído… “¡Descansa”!... me susurrará?
0 Responses

Publicar un comentario