Es raro, aún contemplo las líneas en blanco, esperando a que tú las llenes.
Un rayo de luna desperdiciado en el tiempo, perdido entre batallas que nos desgastaron.
Manrique ya no sueña y yo aún lo espero. Dime tú... ¿Vendrás?


Comencé a vivir cuando me hallé en tu mirada sin verte.
Nací con tu voz aún sin escucharla, sentí tus caricias sin que tus manos me rozaran.
Y una mañana al despertar, me quedé fundida con tu recuerdo, perdida en tus manos que lentamente dejaron naufragar las letras que ya no dijimos. 
Atravesaron mi corazón, tu ausencia y el fin del tiempo.
No estas conmigo ni yo junto a ti.
Contemplamos lunas que mueren cada veintidós noches, la ausencia de palabras la falta de aroma colma la soledad de dejarle notas a quien no las leerá. 
Y entre Alas y Balas se hace mi carne alegría aunque hay anarquía en mi alma.
Eres mi espejo y mi flor de un día... y me contemplo en tu poesía, aunque ésta, esta ya marchita.
Nite. Yetem







0 Responses

Publicar un comentario