Recuerdo cuando lo vi, sin pensarlo corrí hacía él, desee abrazarlo, besarle, decirle que el tiempo no había hecho mella en el amor que un día me hizo sentir... que todo estaba más fuerte y que sabía a ciencia cierta que solo junto a él podría ser feliz. El viento acariciaba mi rostro, mis pasos hacían que los latidos de mi corazón se aceleraran y mi boca comenzó a cercarse. Fue cuando reparé en como ella lo acariciaba. Detuve mis pasos en seco. Permanecí unos segundos inmóvil, luego retrocedí alejándome sin mirar atrás.  Supe con el paso del tiempo, que aún estaba solo. Alguien me comentó que lo había visto aquel día corriendo tras de mí.


0 Responses

Publicar un comentario