El cuento es corto- Dijo el creador-  tú naces, creces, conoces a tu media naranja, te enamoras y serán felices para siempre.
Lo que “a alguien” le falto relatar fue el medio… ¡vamos! que cualquier niño de primaria sabría que todo buen cuento tiene, principio, medio o desarrollo y luego sí… un final.
¿Qué pasa en el medio de nuestras vidas? Todo se complica (supongo que así debe ser una buena trama) ¡¿Pero quién escribió una historia en dónde se regalan miradas a la luna y sueños que no concluyen?!
Intentamos ser eternidad y poco a poco nos vamos convirtiendo en torbellinos de mentiras y fingimientos.  No creo que perdamos nuestro brillo a sabiendas de lo que hacemos, es la vida que nos arrastra en un soplo en ésta, que es nuestra historia. Nos convertimos en seres grises,sin conquistar “ese” gran amor del cual crecimos escuchando, caminamos bajo la lluvia viendo como nuestros ángeles pierden sus alas, distinguiendo entonces, sus muchos “desperfectos” trasmutan en seres simples, tal como no queremos ver… somos nosotros.
Admiro a los participantes que comparten la hoja en éste largo libro en que se convierte día a día mi vida. No los juzgo, intento ver más allá de sus miradas y darme cuenta así, que son tan frágiles, como lo soy yo.
El cuento no es corto ni mucho menos. Que alguien, o algo, en maraña las historias y las complica demasiado, (más que novela de televisión) eso está claro. Lo que me resulta más paradójico es que no buscamos lo complicado, sino todo lo contrario, aquello que nos dé algo de paz, que nos llene el alma de seguridad y  de calor nuestros cuerpos.
 Personalmente, me quedo atrapada intentando saber que pasará mañana. Pero no crea que todo es tan fácil, que el malo es simplemente malo y el bueno es toda bondad. La mayoría de nosotros vamos descubriendo (sobre todo con el paso de los años) que no todo es blanco y negro… que mientras avanzamos descubrimos en nuestro camino, una gama infinita de grises. Que el otro (al igual que yo) ríe, cuando en realidad desea llorar. Que una sonrisa puede ser un gran alivio para el espíritu que sufre, que un abrazo es el mejor regalo para quien está acompañado por la soledad y que el otro (al igual que todos) solo busca su final feliz.              


0 Responses

Publicar un comentario