Miraré tu foto hasta perderme en esa mirada sin vida.
Rosare tus labios que no palpitan con mi calor.
Recorrerá una de mis lágrimas tu mejilla pero jamás la sentirás, y en la tibieza de tu recuerdo, en la distancia entre la luna y el mar.
Donde convergen los sueños y los amores de nunca jamás, estará mi alma en un rincón vacío y oscuro esperando por la tuya (que en secreto sabe) tampoco la olvida.
Marisol
0 Responses

Publicar un comentario