Tengo que continuar avanzando, debo de alguna manera encontrarme a mí misma. Creo que todos estamos en esa búsqueda unos en mayor o menor medida pero búsqueda al fin. Algunos se hallan en las compras compulsivas, otros en la música o el cine, unos en los libros, lamentablemente algunos en vicios de los cuales se tornan esclavos. Pero todo con un único propósito. Encontrarnos sentirnos por fin, satisfechos con nosotros mismos.
Y entonces el camino, el viaje que comenzamos sin percatarnos demasiado de ello, continúa.
Un día mas, una semana, un mes, un año, toda nuestra vida. Y por fin al cerrar nuestros ojos a la eternidad tal vez nos demos cuenta que hicimos algo incorrecto, una vuelta mal dada, una palabra equivocada, un paso apresurado o demasiado lento y erramos el camino…aún así en ese último suspiro sonreímos. Ya que entendemos que a pesar de los errores fuimos (aunque solo por momentos) felices. Y tan solo con eso, vislumbramos que el viaje felizmente ha llegado a su fin. Y es así que espero llegar a ese final del camino, sabiendo que hice todo cuanto puede, que anduve todo el trayecto aunque intrincado y a veces equivocado siempre avance. Aunque lleno de piedras, no me detuve y si lo hice fue solo para retomar mi andar con más fuerza. No siempre es fácil, entiendo que muchos se queden y prefieran una buena soledad a una mala compañía. También comprendo que algunos queden sordos del dolor, ese dolor que les causó un adiós, entiendo que la tristeza a veces te torna insensible y ya no podrás escuchar el llamado de auxilio de nadie, y que probablemente ni aún tu propia voz escuches. Y que si te ves en un espejo no te reconozcas, pero entonces algo sucede, el calor de una mano que sostiene la tuya, y tu mirada que casi sin darse cuenta se ve reflejada en las pupilas de alguien que esta de pié junto a ti. Te sonríe, te sostiene, y te dice… "avancemos juntos". El camino termina, pero rara vez lo has recorrido solo, hace falta que en verdad sepas ver.
Lo que no permanece durante todo tu trayecto no significa que no ha estado junto a ti cuando más te hacía falta. Y que algo sea tan breve como un suspiro no lo hace insignificante, al contrario fue tan intenso que aún en un corto tiempo dejo una huella muy profunda que nada borra. Y si no logro despabilarme y tomar la mano de quien esta ahora a mi lado…tal vez no me de cuenta de que es en sus ojos que me hallo. Es en el calor del otro donde torno a la vida, y es con la sonrisa de quien está frente a mí que vivo cada día. Y si aún no se dan cuenta mientras pueden acariciar, besar, tocar, ver amar, que la ausencia no siempre es desamor. A veces quien te ama te suelta la mano, para que vueles alto y alcances así tus sueños. Nunca avanzas solo, si sabes a donde mirar. Y tan solo así un día te darás cuenta que por fin hallaste lo que tanto buscabas…
Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario