09/11/2011

Es difícil saber bien, cuando todo comenzó. Si lo vi primero o fue él quien me vió. Lo cierto es, que nos vimos. ¿Vernos? Nuestras miradas se consumieron mutuamente. Fue estar frente a él y percibir que el tiempo había dejado de ser tal. Que ese instante, se había convertido en intemporal.
Supe, que era el axioma de lo que siempre había buscado.
La quimera que se hacía tangible ante mí.
Y entonces…fue que sonara el sonido de su voz, y sucumbir. ¿Sucumbir? quedé perdida, entre sus ojos, extasiada por su mirada.
No recuerdo que amé primero, si el que colmara mi ser, o que el suyo fuera por fin, colmado por el mío.
Busqué impávida, ante tal visión, recorrer sus facciones, permanecer en su piel, impregnarme de su perfume, ser cóncavo y convexo, entre su corazón y el mío.
Permanecer en ese lugar, donde el amor surgía babilónicamente, sin prejuicios, ni limitaciones. Sin pasado y tampoco sin futuro. Con tan solo un presente eterno.
Donde él me pertencia y yo, me entregaba sin reservas.
Amé entonces su forma de mirarme, descubrió una esencia y cosas que no sabía, existían en mí.
Quise ser parte de sus sueños, convertirme en su realidad, ser la brisa que calme su ansiedad y el cuerpo en el cual se desee refugiar.
Me perdí en sus besos, recorrí una y otra vez su piel, lo llené de caricias, me extasié de su aliento y permanecí dormida en él.
Atrapé los suspiros, que agotado por amar, dejaba escapar.
Y en el tiempo y fuera de él. Lo amé.
Noches furtivas, días cómplices y amaneceres intranscendentes… y aún lo amo.
No tengo memoria de como todo esto comenzó, si primero me enamoró o fue uno de sus besos el que me atrapó. Si fue su grandeza de caballero, la dulzura que es como hombre, lo tierno que es amando, lo cálido que sabe su alma ser con la mía. No tengo reminiscencia, cuando su boca se junto con mis labios, o cuando mis manos recorrieron su cuerpo o si su amor ha sido mío antes que existiéramos. Pero sí recuerdo, entiendo, comprendo, sé… que desde siempre, fue a él a quien amé.
Etiquetas: edit post
0 Responses

Publicar un comentario