Declaración…

Tengo algo que decirte espero entiendas.
Primero y principal, te amo.
Así de simple (o complicado en verdad no lo sé), pero es así. Te amo.
En los días buenos estoy segura que ves en mi mirar cuánto te amo.
Y en los días malos, espero no olvides que te amo.
A pesar de todo, pese a lo que nos agobia y nos rodea, te amo.
Cuando estoy en silencio observando tus movimientos, es cuando me doy cuenta que con tus miles de virtudes y tus muchos defectos, te estoy amando.
Siento tu boca, percibo tu aroma y es inevitable, solo así, te amo.
Lloras y me siento morir ríes y nazco nuevamente, una vez más comprendo, que te amo.
Si estás cerca soy feliz y te amo, si estás lejos se entristece mi alma pero aún te amo, (tal vez más).
Es difícil comprender bien por qué o cómo pero en las noches te amo.
Y en los días de sol, te amo.
 Las jornadas grises y con lluvia se me hacen especiales desde que comprendo que no dejo de amarte durante ellos.
En silencio, te amo. Con el murmullo, grito que te amo.
Y son solo un par de palabras, lo sé.
¡Pero se siente tan bien cuando te las digo!
Que no me es fácil poder resistir la tentación de decirte… ¡te amo!
0 Responses

Publicar un comentario