A veces las palabras salen una detrás de otras como gotas de agua de una canilla abiertas. Otras están en mi mente pero no saben como llegar al papel, hay otras las mas, en que mi alma grita frases incoherentes que mi corazón comprende pero que mi mente se niega a procesar por incorrectas e inapropiadas…hoy no me importa, le di día libre a mi mente…así que no se rían y lleguen hasta el final
Gracias por coincidir…Marisol








Rió cuando ellos ríen, no duermo cuando no sé que sucederá en sus vidas.
En mi mano derecha se encuentra la evidencia irrefutable, aunque pasada de moda; que estoy con ellos.
Pero ellos no saben que existo.
Mis sentimientos, son sus sentimientos… y ellos, no lo saben
Los formo en mi mente, los instalo en el papel,
Pero jamás los quito de mi corazón.
Mi mano,
cansada y dolorida es cómplice en contar sus historias.
En lugares maravillosos que hombre no vio jamás.
Historias en cuadernos, hojas secretas
que de tan viejas se vuelven amarillas.
Rió
Al ver que al final podrán ser felices,
y es mi orgullo ser parte de su mundo.
Quien sabes;
Tal vez
Yo esté en el papel de alguien más, y no lo sé en realidad.
Si es así;
No debo preocuparme.
Porque tendré la oportunidad de un final feliz.
Si yo rió;
Es que alguien más ríe.





La niña de alas heridas

La niña cerró sus alas.
Sus alas heridas cerró.
Contuvo el llanto y corrió, ya no sonrió
No escucho risas ni murmullos
Su corazón no se lo permitió.
Sus alas heridas ya no abrió
Para evitar un poco de tanto dolor,
La niña corre y llora
Porque alguien la abandono
Alguien la hirió, la olvidó
La niña ya no duerme
Le teme a sus sueños,
que la llevan hasta él
la niña cerró sus alas
y no vuela…
pobre niña… pobre niña herida.
no hay forma de evitar el dolor, oh mi niña.
Alguien debió advertirte
Que esos son los riesgos del amor.
La niña cerró sus alas
Pobre niña
Ya no volverá a volar.







TONTOS DE GRISES

La calle se tiñó de gris,
los rostros desaparecieron.
La lluvia cae,
pero no se siente igual.
Alguien me llama.
Busco entre las personas sin rostro que me ven.
Pero no…no son ellos.
Los árboles cierran el camino ante mí.
Descifro entonces; que será difícil continuar.
Alguien me llama; ¿es a mí?
busco a mí alrededor.
No veo a nadie.
Me duelen los ojos de tanto intentar mirar.
El silencio, la soledad.
Creo que será imposible continuar.
Ya es de noche,
Ni la luna, ni las estrellas me ven.
Nada, aún no veo nada.
La soledad absurda que me invade
un sueño,
y yo que respondo
aquí estoy…
siempre te estoy soñando.








Una confusión



Y vivieron felices para siempre…
Claro que ese siempre, solo duró el primer año de casados.
Luego en lugar de salir juntos los viernes, y quedarse en cama todo el domingo.
Alquilaba ella una peli, él se iba con sus amigos el viernes a jugar al futbol y el domingo a la cancha. Como si no fuera poco verlo también por la noche en la tele, mientras ella hablaba con una amiga por teléfono para matar el aburrimiento.
Ella dejó de ir al gimnasio, pero igual salía. Él no lo notó.
Él se compró calzoncillos nuevos, a ella no le importó los que tenía antes eran horribles.
Una noche él no llegó a casa, ella salió con sus amigas. Así que ni se enteró.
El “para siempre” se terminó, cuando ella lo vio besando a una chica, y se fue con el amigo que la consoló.
¿Qué pasó? ¿A dónde fue el amor? ¿Hubo amor?
¡Malditos cuentos infantiles, que nos hicieron creer que cualquier cosa es posible!
¡Maldita realidad; que te enseña que eso no es así!









El relámpago, el trueno, el flash.
Su juventud, su ímpetu.
Él
El rey ha muerto;
Larga vida al rey.
Su poesía, su vida, su alma
Él.
El hombre que lucha por salir,
el niño que se niega a partir.
El rey ha muerto;
Larga vida al rey.
La sombra, la oscuridad, la luz
La genialidad, la locura
Él.
Lo que provoca, lo que trastorna
La risa, el llanto.
Él
Las palabras rebuscadas
Y el niño (Hyde) que se esconde
En el doctor Jekyll,
Él.
Que sonríe, que se aleja…
que no entiende,
Tanto vacío, tanta soledad
Tantas personas que no lo dejan respirar.
El rey ha muerto
No se oscurece el sol
Larga vida al rey.
La genialidad, la locura
Él
El grande, el chiquito.
el hombre, el niño.
El genio…él







coincidimos

No se trata de encontrar en la apatía,
la compañía
Se trata de coincidir.
De compartir,
de alejarse de la oscuridad.
-¿te conozco?
-si…soy vos ¿no me ves?
Se trata de reír,
Hasta que nos duela el rostro,
Se trata de compartir un sueño,
Ese sueño.
Se trata de saber de tu alma,
De tu ser
Se trata de que no sos vos
Soy yo.
No soy yo
Somos nosotros.
Se trata de coincidir
¿cuándo?
Fácil…ahora.
En tu sueño, en el mío, en el de todos
En este mundo, en el que quieras
No hay estrella que no alcances
¿Quién?
Vos, yo, todos.
Se trata de no estar solos
de no estar en compañía,
se trata de estar juntos.
En el día en la noche.
Cuando estés despierto,
O cuando sueñas.
Se trata del hombre, del niño…
se trata de vos.
¿Me entendes?


marisol






hola...¿les ha pasado conocer a quien menos imaginaban en el momento menos esperado, pero sí el mas acertado? bueno...espero les guste...espero te gusten...gracias por coincidir. Marisol



En compañía de la soledad

Encontró ella,
en el camino de su soledad
alguien con quien charlar.
Y le preguntó.
- dime niño ¿dónde esta tu mamá?
No responde.
Sigue su camino,
No hay nadie en ésta ciudad
salvo ella y el niño que no quiere hablar
lo ve crecer.
Ya es un hombre lo sabe.
Nuevamente le pregunta
-¿dime tú, de quien te has de enamorar?
Sigue sin responder
Y entonces así sin más,
Cambia ante sus ojos, lo ve madurar
Sonríe
Es que ya no esta sola
En el camino de su soledad.
Se detiene…llora.
Es que acaba de comprender,
que él con ella no se quedara.



Por las noches al dar las dos.


Se acercó a ella, la miró, le sonrió…le devolvió el sol.
Y lo miraba, y lo veía.
Y él ahí se quedaba, solo de pie, junto a ella
Simplemente acompañándola.
Descifrando en su mirada
respuestas a preguntas que nadie más había realizado
salvo él.
Y lo miraba y reía
Porque era él…solo él
La dulzura, la ternura, la timidez, la sensatez
Todo en él.
Todo de pie junto a ella.
Como en un cuento,
una ilusión que desaparecería
por las noches al dar las dos.
Ya no jugaría, no hablaría
Solo se marcharía
Y ni su sombra
De pie junto a ella quedaría.
Se quedó y espero
¡Quien sabe! Talvez regresaría
Cuando se marchara el sol.
Tal vez solo fue un rayo de luna
Como sea, bastaba con esperar







Quedarnos juntos

Quisiera
permanecer a tu lado
Quisiera ver,
como tu pelo negro
Se pinta
poco a poco de blanco.
Quisiera ver
como los surcos
De la vida
dejan huellas en tu rostro.
Quisiera quedarme
mientras
se nubla tu vista
y guiarte hasta mí
con mi voz
tomarte la mano
cuando
a vos o a mí
nos toque partir
no fui tu principio
pero quisiera
estar junto a vos
en tu final
Y permanecer así…juntos.





No pido un deseo
Porque no creo en ellos
No pido un deseo
Porque sé no se realizará
No pido un deseo
Porque sé
Cual es mi realidad…tú jamás volverás.







DARSE CUENTA


Se llevó las manos a la cara.
Comenzó a llorar.
las lágrimas cayeron
una tras otra
sin detenerse
Luego la risa histérica,
luego el llanto.
Risas y llanto

Había comprendido por fin.
Lo amaba
Y rió…
-¡lo amo!- gritó por fin
-¡cielos…lo perdí!
Susurro entre gemidos.










Te amo

Te amo;
Aunque jamás te veré
Te necesito;
Aunque jamás te tendré
Te deseo;
Aunque jamás te tocaré.










Ayer busqué inspiración… no llegó
En su lugar,
Solo un inmenso vacío.
Ayer busqué amor… no llegó
En su lugar,
La conformidad.




Pensando en él

Lo pienso y río.
Lo pienso y lloro.
Lo pienso y lo quiero.
Lo quiero y lo amo.
Lo amo y lo deseo.
Lo deseo y rio.
Rio y lloro.




Solo así

Y viene así, sin más,
Su imagen a mi mente
Sus besos a mi boca
y encienden mi cuerpo.

Y viene así; sin más,
su voz a mis oídos
estremece mi alma
Y solo sus caricias
me confortan.

Y así; sin más,
Me toma en sus brazos
se apodera de mí
me llena de amor

Y así; sin más,
me hace sentir
me hace llorar y reír.
Y así sin más
nos volvemos uno
Y estalla el universo
Lento muy lento.
Y así; sin más
El sol calienta mi cuerpo
Y vuelvo a despertar
Y así; sin más,
Él ya no esta.
Seco mis lágrimas
Y vuelvo a soñar
Así; sin más







Desde hace siglos ella lo buscó
Y por fin hoy lo encontró
En todos los tiempos lo esperó
Pero hoy le falló
No supo aguardar…
No pudo con su soledad.

En todos los tiempos lo amó
Y hoy es igual.





A QUIEN AMO

El hombre que amo.
Es un niño…
Que protesta cuando lo regaño
Que me hace gestos
Cuando le pido algo
Y me hace reír
Y por eso lo amo.

El hombre que amo
Es un soñador…
Y vuela junto a las estrellas
Las toca y juega con ellas
Y al volar a nuevos mundos
Me lleva con él…
Y por eso lo amo.

El hombre que amo
Es un luchador…
No le teme al futuro
Construye y dá
Crea inmensos mundos de cristal
Y me refugia
Junto con él en ellos
Y por eso lo amo.

El hombre que amo
No le teme al amor…
Ríe cuando rio
Llora si lloro
Me toma de la mano
Si me cuesta seguir
Me abraza
Si es que ya no puedo más
Y por eso lo amo.

El hombre que amo
Apareció en mi vida sin querer
El hombre que amo
Me enseñó a soñar, a volar, a no temer, a reír, a llorar por amor
Y por eso lo amo.

El hombre que amo
Jamás me ha besado
Y por eso lo amo.
Porque es él
Porque jamás ha estado a mi lado
Y siempre esta en mí
Porque es él
Simplemente eso…
El hombre que amo.







Busco el lugar exquisito que alguna vez existió, ese que dejo grabado en mi mente un perfume que aun recuerdo ... pero que jamás volví a sentir. Busco algo, que no sé si perdí o si jamás tuve. Busco desesperadamente a alguien que jamás vi. Busco eso que tantos buscan y que muy pocos logran encontrar Una sonrisa, una palabra dulce, sinceridad, lealtad... en fin busco un amigo, busco paz, Busco lo que muchos llaman... felicidad-








A veces; la soledad me abruma, Me invade, me persigue y lastima. A veces; la soledad se me hace piel Y desgarrándose poco a poco No me permite respirar. A veces; la soledad Se convierte en un vacío enorme Un vacío ensordecedor imposible de colmar. A veces, la soledad desgarra mi carne, Silencia mi voz, no puedo gritar ni suplicar. A veces... solo a veces.




Nuevamente su habitación estaba oscura, Otra vez la luz de la luna se negaba a entrar en su casa y en su vida. Si tan solo la viera brillar una vez más, solo una vez más. Todo estaba hecho, todo estaba dicho. Y aún así no lo podía cambiar. Agonizaba su alma y no había cura para su dolencia. Pensaba que si pudiera reír, ahueque fuera una sonrisa forzada eso talvez traería un poco de serenidad, de eso que algunos llaman felicidad. El sol ya no volvería a salir, no lograba hallar un rayo de luz. Cada vez que creyó escuchar el murmullo del mar a lo lejos, despertó y se vio en su realidad. En un bosque oscuro, lejano y totalmente solo. Se vio rodeada solo de inmovilidad, de soledad. Del vacío más grande que jamás se hubiera visto en algún lugar del universo. Aún continuaba de pie, deseaba llorar, pero no lo hacía No podía hacerlo; no lograba hacerlo. Anhelaba gritar, pero su voz se negaba a salir. Aun así continuaba de pie, sola, pero de pie.


marisol






0 Responses

Publicar un comentario