La vida comienza desde cero, y poco a poco la vamos colmando de experiencias, sensaciones y emociones. Nos volvemos hacedores de nuevos días y soñadores de noches eternas. Construimos una historia donde antes no había nada y así casi sin quererlo, ni planearlo somos seres con proyectos y esperanzas. Pero al ir avanzando por éste camino que es la vida. No siempre hacemos lo que queremos, pocas veces alcanzamos lo que hemos deseado y la felicidad por sí misma dura una milésima de segundo, en comparación a todo el dolor que vamos acumulando. Pero debemos aprender (muy a nuestro pesar) que sin duda te estafarán, (en sentimientos, dinero o sueños) y sentirás bronca. Entonces, llora, grita, camina mucho o sal a correr, pero no te desahogues destruyendo o dañando, ni a ti mismo ni a otros. Tal vez te traicionen y sientas en tu interior una gran decepción, eso esta bien, pero por nada dejes de confiar en los demás. Alguien de verdad, valorará tu sentir. Y si acaso te humillan tienes derecho a sentir vergüenza, pero no por eso, dejes de correr riesgos o te perderás de lecciones importantes para tu vida. Si te mintieron, sentirás desconfianza, pero no dejes que crezca en ti el resentimiento. Si alguna vez te intimidan sentirás miedo, pero no permitas que el miedo te detenga. Y cuando creas que no te han amado, es lógico y comprensible que luego sientas rechazo, pero no quieras ser siempre rechazado. Cuando perdemos algo que creíamos nuestro o nos frustramos porque no se realizaron nuestros sueños, sentimos tristeza (porque así es nuestra naturaleza) pero NO debemos permanecer caídos. Cada día es una nueva experiencia, aprovechala, llena tu alforja de cosas buenas para ti, es tu universo y en él, solo tú importas, ámate, cuídate y recuerda que no estas solo ...aún estoy aquí. Marisol
0 Responses

Publicar un comentario