Presencia amiga tú que me lees, y me ves en algunas ocasiones. Sabes de esos seres que se ocultan en la oscuridad de la noche, de esas personas que están o han estado en nuestras vidas y que en la ausencia de la luna se muestran tal como son. Tras el manto del ocaso quitamos de nuestros rostros las máscaras que nos obligan a vernos como en realidad no somos.
Por fin, despojados de la piel del sin sentido, comenzamos a vagabundear por éste pequeño universo lleno de seres encantados, escasos a veces de ternura, otras de templanza, unas de amor y casi siempre de seguridad en sí mismos.
Duermo sobre las hojas marchitas que un viejo árbol de forma altruista dejó caer sobre la húmeda tierra para forma un lecho en el cual descansar los huesos. Cuerpo agotado de andar y alma débil de tanto amar. Sin duda comprendes que no siempre se puede reír, y que tampoco (por suerte) se puede llorar perpetuamente. Hay un tiempo para ser feliz y otro para estar tristes. Debo confesar que la tristeza se ha adueñado unos segundos de mi ser. Hay dolores fatuos, huérfanos, errantes por el mundo que se adueñan de los pobres incautos que como yo, se bridan a la primera campanada del alba.
Intento creer que todo desaparecerá, caminos sombríos recorridos por arlequines que forman escaparates de ésta vida que solo vemos sin adquirir. Intento decir las palabras que hagan quebrar al más duro de los corazones. Pero cuando un sentimiento muere… ¿puede acaso resucitar? Sabemos la respuesta, un flemático y contundente, “no”.
Ensayo sonreír porque sé que si lo hago, lo haces. Sostén mi mano, esta noche, que el frío avanza y no consigo abrigo. Cuida mi voz, que poco a poco se apaga y queda vacía mi alma.


2 Responses
  1. Rasec666 Says:

    Sigue escribiendo y no se apagará. De hecho ya ha quedado encendida para siempre tu voz.

    Tu alma jamás estará vacía porque ya tiene la belleza que nos compartes...Eso es eternidad porque te has atrevido a sembrar y desplegar tu cariño y tu ser.

    Cae y levantate. De eso se trata. Llora todo lo que tienes para llorar, pero sigue caminando porque sino caminas ¿cómo podrías decirle a lector que caminemos?

    Dame la mano, dale, porque sino me la das te la tomo...tengo un abrigo que uso para la nieve y el frío...Gracias por escribir.


  2. MARISOL Says:

    Tu alma jamás estará vacía porque ya tiene la belleza que nos compartes...Eso es eternidad porque te has atrevido a sembrar y desplegar tu cariño y tu ser.
    muchas gracias por tus palabras, como siempre eres bello en todo lo que haces y me das....gracias César... besos


Publicar un comentario