Hola amor…

Hoy es uno de esos días en que al parecer abrimos los ojos y todo se ve como realmente es.
Una vez imaginé que un día podría caminar de tu mano frente al mar, que finalmente me vería reflejada en tu mirada, pero he descubierto (muy a mi pesar) que eso jamás sucederá.
Mi vida poco a poco se extingue y sigo sin poder contemplarte. Puedo sentir que todo se desploma, y aunque el sol hoy brilla, aún es gris en mi interior.
Pensé que pasara lo que pasara de todos modos debía esperar…pero ¿Esperar qué? Mi voz envejece al igual que lo hace todo a mi alrededor. Toda el agua del mundo no apaga la sed o el deseo que siente mi ser de por fin hallarte, continúo en el camino que me conduce a ni ninguna parte, esperando la luz que me dé tu mirada. Mis ojos han decidió cerrase, tal vez sea una batalla perdida y nunca aparezcas en mi horizonte.
El mar esta calmo pero mi alma no. Las canciones que escucho recuerdan sueños y anhelos que por alguna razón se han marchitado. Seguramente sea mi culpa, por esquivar mi mirada a tus ojos y buscar en alguien más lo que sé, solo tú me darías.
Amar es tan difícil... pero ser amado lo es mucho más.
Hoy no logro sentir tu calor.
¿Te ha pasado sentir que todo es en vano, que lo que buscas es solo una creación de tu imaginación y que ya es hora de renunciar a ello?
Espero puedas perdonar el que me dé por vencida, el que deje de creer en ti.
No puedo pelear contra lo que no veo tal vez algún día te encontraré. Mientras tanto no quiero que dudes que te extraño, sin ti siento que me quitaron un trozo de mi alma, no tengo voz, ni batallas que pelear. Tu cariño era todo lo que sentía, el motivo para seguir en éste mundo. No puedo escapar de lo que siento, de lo que una vez sentí.
¿Dónde estás? ¿Cuándo perdí tu presencia?
Una vez más, en ésta vida o en la próxima quizá te halle.
No siempre conseguimos todo lo que queremos, soñamos o esperamos y a ti ya te perdí.
Una sensación invade mi ser, es como si hubiera partido de éste mundo alguien que no conocí, cuya ausencia de todos modos hiere.
Con tu partida queda solo la mitad de lo que una vez fui, la luna no brilla sin tu amor, el agua no apaga la sed de mi ser sin tus palabras y no consigo caminar si tu mano no me sostiene. ¿Sabes lo que se siente al perder lo que jamás se ha tenido?
Es un nido sin habitantes o un mundo sin recursos, una guerra perdida o cómo caminar en un bosque sin luz o cantar sin que la voz nazca de ti.
Las agujas marcan horas inexistentes y el sol no llega a dar calor. Mi alma se queda sin nada, en el Hado, es un infierno el nacer en un mundo donde jamás te hallaré.
Han sido tantas las despedidas que a veces tu ausencia me da igual.
Es una cuenta regresiva para volver al comienzo del caos donde todo comenzó, la próxima vez que nos encontremos, no te vayas sin decirme a dónde vas.
Una vez más amor, no tardes, la vida es tan dolorosa sin ti... y te extraño cada día más…me haces falta.
Etiquetas: , edit post
0 Responses

Publicar un comentario